POR: Francisco Arenas Murillo

CUANDO CONCLUYA ESTA SEMANA, LOS EFECTOS DEL QUINTO INFORME DE GOBIERNO DE CLAUDIA PAVLOVICH EMPEZARÁN A DESVANECERSE, pero quedarán en el imaginario colectivo y para el análisis político, sus mensajes en donde de manera directa se involucra en la renovación del poder ejecutivo que se dará con las elecciones del próximo año.
De hecho, el primer paso para participar de manera indirecta en ese proceso sucesorio lo dio cuando días antes de su informe, en un evento del consejo político del PRI estatal, envió también mensajes de lucha política.
Pero con el mensaje de su informe de gobierno, la gobernadora de Sonora se posiciona como la figura principal en la sucesión dentro de su partido, y se coloca como el elemento decisor sobre quién será el próximo candidato o candidata del priísmo sonorense, para contender por la gubernatura del Estado.
Porque definitivamente será Claudia Pavlovich quien influya de manera fuerte, con control en la toma de decisiones, para la selección del candidato o candidata del tricolor.
Más allá del ruido que en estos momentos se genera por los interesados e interesadas en esa circunstancia coyuntural.
La gobernadora de Sonora sabe que, si bien es cierto existe en el PRI una dirigencia nacional que puede determinar o participar en la elección del próximo o próxima contendiente a la gubernatura del Estado, también es cierto que hay muchas voces de nivel nacional y con influencia entre los grupos de poder, que se han manifestado ya ante Alejandro Moreno para plantearle lo que más conviene a esa organización política para el proceso electoral del 2021.
Las opiniones y aclaraciones ya se han depositado en el escritorio y ante el dirigente nacional priísta en donde se han realizado análisis de las personalidades de los personajes que aspiran a la candidatura al gobierno del estado.
Pero eso no será suficiente, y ni la decisión de Alito Moreno, para que en el centro del País se defina el nombre del candidato o la candidata priísta a la gubernatura.
La decisión tendrá que ser consensuada con la gobernadora de Sonora, quien tendrá en ese sentido la última palabra, y ese escenario ha quedado de manifiesto en las últimas semanas, cuando ella misma ha asumido el liderazgo en el tema de la politica electoral priista, con frases de motivación a la militancia, y ya con una postura firme y decidida en esa ruta.
“Sigamos Sonora” es el lema con el cual enmarca su quinto informe de gobierno, y que sirve de invitación al sonorense de continuar apoyando y trabajando de manera conjunta y coordinada con el gobierno del Estado, que a su vez es de extracción priísta.
“Sigamos Sonora” le dice a los sonorenses que el gobierno de Claudia Pavlovich, gobierno del PRI, da resultados y se interesa por el beneficio de los que menos tienen.
“Sigamos Sonora” parece no decir nada, pero la intencionalidad es enviar el mensaje de continuar por la ruta de la mejoría, del crecimiento del Estado, y eso se logrará solamente con otro gobierno que emane del PRI.
En su mismo mensaje, la gobernadora enmarcó que “para atrás, ni para agarra vuelo”, en referencia a otras opciones electorales que en el pasado no fueron sido capaces de ofrecer resultados positivos, o de otros que no tienen la cualidad de ofrecerse como alternativa política de interés.
“Para atrás ni para agarrar vuelo” es decirles a los sonorenses que solamente con el PRI es como se seguiría la ruta del crecimiento, de estabilidad social y sobre todo de mejorar la calidad de vida de todos los habitantes del Estado.
“Para atrás ni para agarrar vuelo” es decirles a los sonorenses que con el PRI es ir a ganar-ganar.
Pudieran parecer frases de marketing político, pero el fondo de los mismos tiene la intencionalidad de posicionar una intencionalidad de la gobernadora del Estado, quien seguramente tendrá un mayor activismo en lo que resta de su administración estatal.
Y que su voz tendrá resonancia nacional y contará con la fuerza suficiente para negociar posiciones, cuando a partir del mes de Noviembre asuma la presidencia de la CANAGO, el organismo que aglutina a un buen número de gobernadores de todas las ideologías.
Organismo que por cierto se encamina a una transformación de fondo, desde los estatutos y quizá hasta de nombre, y que le tocará a la gobernadora de Sonora concretar esos cambios estructurales.
Desde ese lugar, reforzará su posicionamiento a nivel nacional, tendrá la oportunidad de mantener un contacto más fluido con las instancias federales, y le otorgará la fortaleza suficiente para cerrar con mucha consistencia su administración estatal.
Así es que los que andan por ahí dentro del PRI considerando que Claudia Pavlovich no tiene oportunidad de influir en el proceso de destinación del candidato o candidata a la gubernatura rumbo al 2021, seguramente se van a equivocar drásticamente.
Mejor pónganle atención a sus acciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD