POR: Francisco Arenas Murillo

DE LA EUFORIA A LA INCERTIDUMBRE; ASÍ ES COMO SE ENCUENTRAN EN ESTOS MOMENTOS LOS INTEGRANTES DE LOS PARTIDOS ACCIÓN NACIONAL Y REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL pues aún no definen las dirigencias nacionales si se concretará la alianza para elegir candidato común para disputarle a Morena la gubernatura del Estado.
Incluso el dirigente nacional del partido de la derecha, Marko Cortés ya definió que ellos sí consideran llevar como su abanderado al ahora ciudadano Ernesto Gándara Camoú “porque es una probabilidad que se ha impulsado de abajo hacia arriba”.
Lo interesante de los últimos posicionamientos del dirigente nacional del PAN es que ciertamente ha reconocido que se están formando alianzas legislativas en varias entidades de la República para disputar los 300 espacios en la cámara baja, pero solo refiere al PRD dentro de esa alianza y nunca al PRI.
En esa alianza, para Marko Cortés el PRI parece invisibilizarse, pues ciertamente y de acuerdo a sus estimaciones, ya cuenta con una figura como Ernesto Gándara que puede resultar competitiva contra Morena o contra cualquier otro partido político y les ofrece además la posibilidad de respaldar otros proyectos político electorales al resto de las cien posiciones que estarán en disputa en Junio del próximo año.
En el PRI de Sonora dan por un hecho de que el PAN está más que interesado en construir la alianza electoral, pero al parecer Marko Cortés trae otra perspectiva de las cosas.
Porque además, trae una jugada interesante: construir sí, de facto, una alianza con el grupo de la derecha que se desprendió del PAN y de otra parte de la población que se ha sumado al proyecto de los Calderón, Margarita Zavala y Felipe Calderón, México Libre, para impulsar esa candidatura de Ernesto Gándara en Sonora.
En ese caso las conversaciones van muy avanzadas, pues en Sonora hubo un personaje que siempre estuvo comprometido con el proyecto de México Libre, y es el ex alcalde de Hermosillo Javier Gándara Magaña.
De tal suerte que el  también excandidato a la gubernatura de Sonora se ha convertido en el principal impulsor de Ernesto Gándara y ha servido como mediador ante los Calderón para respaldar ese proyecto considerado “competitivo”.
Es muy probable que esa alianza entre la derecha mexicana y sonorense, los del PAN y los de México Libre (de facto) se concrete, junto con el PRD para buscar juntos la gubernatura.
El PRI quedaría fuera de la jugada, y de esa misma manera la dirigencia nacional del PAN evitaría un conflicto interno entre los grupos que controlan la estructura que queda del albiazul en el Estado y que, algunos, los más, se oponen a la alianza con quienes consideran sus enemigos políticos históricos, los del PRI.
De ser así, en Sonora se estaría configurando un escenario similar al que se vivió en Nuevo León y en Chihuahua, en donde de ultima hora los de la derecha abandonaron las conversaciones para construir la alianza y dejaron solos a los priístas que no tendrán la capacidad para poder competir contra lo que el PAN y MORENA representan en esas dos Entidades.
La verdad de las cosas es que a nivel nacional las negociaciones parecen no correr por un carril de acuerdos mutuos, pues existen además temas pendientes relacionados con el resto de las candidaturas de los 100 cargos restantes, desde las 72 presidencias municipales, 21 diputados locales y siete federales.
Obviamente el grupo que tiene en estos momentos el control político del Estado aspira a obtener algunas de esas posiciones, pero los del PAN también quieren encabezarlas, y otros priístas quieren desplazar a los que “ya han sido”.
Por ejemplo, hasta el momento no se ha definido quién encabezaría la candidatura a la presidencia municipal de Hermosillo.
Por el PRI Ernesto De Lucas mantiene la incertidumbre de si se animará a competir de nuevo por el cargo, y esa indecisión genera desconcierto y “estrés” al interior de las filas del tricolor porque hay otras figuras que están interesadas en participar.
Pero en el PAN sucede lo mismo, porque Alejandra López Caballero está ya anotada para levantar la mano y figurar como candidata a la presidencia municipal.
Hay quienes están esperanzados en la posibilidad de que Javier Gándara decida participar de nueva cuenta para competir por la presidencia municipal de Hermosillo, pero definitivamente trae asuntos particulares que le exigen demasiada atención, y solo de ha comprometido a impulsar el proyecto de su primo Ernesto Gándara para que resulte el candidato del PAN y México Libre.
En el resto de las ciudades se vive un ambiente similar, en donde los aspirantes a las presidencias municipales, diputaciones locales y federales están en espera de que se defina el tema de la alianza.
Por lo pronto, se dice que el próximo sábado el PAN celebrará una asamblea de delegados en donde como tema principal será precisamente si van o no en alianza con el PRI por la gubernatura del Estado.
Ahí se definirá todo.
Y se acabará el nerviosismo de muchos, pero empezará el de otros.
Porque; ¿qué va a pasar en el PRI y con el PRI en caso de que el PAN decline ir con ellos en la alianza electoral, porque los números que les ofrecen son insuficientes y es aporta más el apoyo del grupo de los Calderón?
¿Tienen definido ya su plan “B”?
En ese caso: ¿quién será su candidato a la gubernatura?
¿Finalmente voltearán a ver a Pedro Ángel Contreras como una opción para competir por ese cargo’
¿Qué van a hacer los priístas en este escenario?
Por lo pronto, en la dirigencia estatal están muy seguros de que la alianza está a punto de concretarse.
Pero así estaban en Nuevo León y ya ven lo que sucedió.

TREMENDO EL MENSAJE ENVIADO POR LA PRESIDENTA MUNICIPAL DE HERMOSILLO CÉLIDA LÓPEZ CÁRDENAS EN TORNO AL TEMA DE LA PLANTA DE AGUAS RESIDUALES sobre la cual se comprometió a cancelar un contrato que la empresa que opera ese centro tiene con el ayuntamiento por 18 millones de pesos.
La alcaldesa capitalina está decidida a suspender el acuerdo que los empresarios que construyeron la planta de aguas residuales porque considera que su operación está llena de discrepancias y en donde la opacidad y la falta de rendición de cuentas han sido tema recurrente.
Pero lo más interesante de este asunto, más allá de que se cancele el convenio y que el ayuntamiento retome el control del mismo, es que el mensaje llega directo al corazón de quienes controlaron la presidencia municipal algunos años atrás.
Se va a convertir esto en un escándalo político. 
Esto se pondrá más pero más sabroso.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD